VISITA AL MONASTERIO DE LORETO - Clase del 60 (Toda la Clase)

Vaya al Contenido

Menu Principal:

VISITA AL MONASTERIO DE LORETO

CLASE DEL 60

Reunión de la Clase del 60 en el Monasterio de Loreto.
24 de Noviembre de 2018.


¡Enhorabuena a todos los compañeros!

Ha sido una jornada entrañable de verdad:

- El reencuentro, a primera hora.  La Misa, cantada por todos, íntima, oficiada piadosamente por Salvador Andrade.

- La visita al monasterio de la mano de padre guardián, fray Joaquín.

- La visita a una bodega artesana, degustación, con aperitivos, de vinos auténticos.

- La comida abundante, en el refectorio monacal y el recuerdo a nuestro inolvidable Juan Leiva, cantando "La torre de mi pueblo"...

- Y gracias al esfuerzo y organización de Pepe Morales, imbatible, Joaquín Mora, Tomás y algunos más del Grupo de Sevilla.

Un día donde hemos disfrutado de la amistad, del arte, de nuestros vinos y de la convivencia más auténtica.

¡Inolvidable jornada!

(Manolo Zurita en Wasap).




REUNIÓN ANUAL DE LA CLASE DEL 60 EN EL LORETO



 El día 24 de noviembre de 2018, a las diez treinta, se dio cita en el Loreto la Clase del 60 para celebrar la comida anual.

 Después de los saludos pertinentes, entramos en la Iglesia para celebrar la Eucaristía. Este año la misa, presidida por nuestro compañero Salvador Andrades, resultó especialmente emocionante, ya que los cantos le dieron un color especial a la celebración. Esos cantos me transportaron casi sesenta años atrás, a la capilla de Pilas, en la que tantas veces unimos nuestras voces. Vivimos un momento muy emotivo cuando se recordaron los nombres de todos los compañeros que ya están con el Padre; en ese momento di gracias a Dios porque me permitía compartir un año más la comida con mis compañeros.

 Terminada la Misa, nuestro compañero Jesús Villar, al que hacía cincuenta años que no veíamos, nos sorprendió con una canción que a todos nos emocionó. Manolo Zurita nos explicó magistralmente, como nos tiene acostumbrados, todo el arte que encierra la Iglesia de El Loreto. A continuación, Joaquín, el Guardián de El Loreto, nos acompañó y nos explicó todas las maravillas que guarda el Monasterio.

 Después,acompañado por uno de los dueños, pasamos a visitar la bodega que está junto al Loreto, en la que degustamos un estupendo mosto, solera y vino pasa acompañado de unas tapitas.

 Por fin, entramos en el comedor y fuimos ocupando las mesas con capacidad para diez comensales. Empezamos a degustar el menú, que consistió en unos entremeses, salmorejo, carrillá o pez de espada y postre. Lo importante no era el menú, sino el ratito de charla en la que se cambiaron impresiones y se revivieron los acontecimientos vividos durante el año.

 Terminada la comida, tomó la palabra Juan Luis Reina para darnos noticias sobre D. Ignacio y D. Juan Leiva, que no pudieron asistir al encuentro. También habló Joaquín Mora para contarnos cómo se había hecho realidad esta convivencia en el Loreto y las facilidades que en todo momento le habían dado los frailes para su organización.

 Creo que el lugar elegido fue muy acertado, ya que se respiraba paz en todos y cada uno de los rincones, que invitaban al silencio y al recogimiento. Pienso que todos nos llevamos un buen recuerdo de este día y ojalá estemos todos juntos otra vez el año próximo.

 Surgió el eterno problema de siempre, el lugar de celebración del año siguiente. Como no hubo acuerdo, quedamos en que los Tertulianos organizarían el encuentro.

Sólo me queda agradecer a Joaquín Mora sus desvelos por haber hecho posible la convivencia en ese lugar tan maravilloso, al Guardián de El Loreto su amabilidad y espíritu de servicio y dar las gracias a todos los que han colaborado para que todo saliera bien.

 Un abrazo para todos.

 Camas, a 10 de Enero de 2019.

 Tomás Fernández Vázquez.


Letra y Música de Jesús.
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal