2020 - VISITA A LA EXPOSICIÓN MARTÍNEZ MONTAÑÉS - Clase del 60 (Toda la Clase)

Vaya al Contenido

Menu Principal:

2020 - VISITA A LA EXPOSICIÓN MARTÍNEZ MONTAÑÉS

GRUPO de SEVILLA



VISITA A LA EXPOSICIÓN DE MARTÍNEZ MONTAÑÉS

El "Encuentro" de los Tertulianos, este mes de Febrero y siguiendo las buenas costumbres, ha sido fiel al compromiso cultural del Grupo. Por fin hemos acudido a la cita prometida con el maestro Martinez Montañés. Es curioso constatar que el pequeño grupo cultural, siempre los mismos, ha encontrado un tesoro en estas visitas como goce y enriquecimiento personal que no está dispuesto a abandonar...

No, no nos hemos equivocado quienes hemos apoyado con nuestro interés y esfuerzo esta actividad desde el principio que además es posible por vivir en una gran ciudad, que precisamente ha brillado en todo su esplendor dando a la Historia del Arte grandes maestros como Velazquez, Murillo, Zurbarán, Juan de Mesa, entre otros, y hasta el mismo Martinez Montañés.

La exposición es digna de visitar por la numerosa producción del maestro y por el altísimo nivel artístico de sus obras. Por otra parte tiene una gran interés socio-cultural y religioso por poder contemplar, cuatro siglos después, lo que veían los sevillanos en la primera mitad del XVII y el sentimiento religioso que se respiraba en la ciudad.

Martínez Montañez bebe del Renacimiento en su etapa Manierista pero evoluciona en la madurez a un equilibrio clasicista que le valió el apelativo de "Lisipo andaluz", clara alusión a la estatuaria clásica griega. Con él la imaginería religiosa alcanza un nivel que no ha sido superado ni en España ni en Europa, según el profesor M. Miñarro.

Así que Tomás, Lorenzo, Higinio, J. Antonio y un servidor, con la notable ausencia de M. Zurita, que implementa siempre con su brillante erudición, digo que pudimos disfrutar mucho con la visita en una mañana espléndida y casi primaveral. Pienso que somos afortunados al poder gozar y aprender con la contemplación de obras artísticas de tan alto nivel.

Sevilla, 22 de Febrero, 2020
Reyes R. Vicent



COMIDA Y TERTULIA EN LA CASA DE EXTREMADURA.

Terminada la visita cultural, nos dirigimos a la casa de Extremadura para reunirnos con los demás compañeros: Zurita, Morales y Vecino, que esperaban allí, para compartir el pan y el vino.
Esta vez se cambió el menú: unas tablas de chacinas, que no eran de la tierra, bacalao a la vizcaína, postres, café y chupito.

La tertulia se fue animando y surgieron temas muy interesantes, como el Congreso de laicos, la jerarquía de la Iglesia, el cura Diamantino y referencia a libros interesantes. Hubo opiniones para todos los gustos, desde los que pensaban que la mayoría de las conclusiones de ese Congreso no se pondrían en práctica nunca, porque la jerarquía y algunos sacerdotes pondrían trabas para que los laicos no tuvieran voz y voto en las decisiones parroquiales, hasta los que pensaban que nunca habían encontrado inconvenientes en su labor dentro de la Parroquia. En cuanto a Diamantino, se valoró su entrega y defensa del mundo obrero, pero,al final, su postura se radicalizó. A mí me gustaría tratar un día a fondo la Teología de la Liberación. Habría que documentarse.

No debemos olvidar que el fin de estas reuniones, no es sólo pasar un rato agradable, sino,sobretodo, dialogar sobre temas que a todos nos preocupan. Si perdemos de vista esto, las reuniones fracasarán y caeremos en el aburrimiento. Ojalá algún día podamos llevar a cabo una acción solidaria conjunta.

Camas, 5 de marzo de 2020
Tomás Fernández


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal