ENE/2018 EXPOSICIÓN MURILLO - Clase del 60 - Sevilla.

Vaya al Contenido

Menu Principal:

ENE/2018 EXPOSICIÓN MURILLO

Almorzando

EXPOSICIÓN DE MURILLO.

AYUNTAMIENTO Y MUSEO DE BELLAS ARTES.

SEVILLA. 24 DE ENERO DE 2018



Eran las doce doce treinta de la mañana del día 24 de enero, cuando los tertulianos Zurita, Reyes, Rubiales, Escoriza, Higinio, Lorenzo y un servidor, amigos de la cultura, nos encontramos a las puertas del Ayuntamiento de Sevilla para ver unas pinturas alusivas a Murillo. Bajo mi punto de vista, poco hay que comentar sobre ellas, si exceptuamos dos.
Sobre la una, nos dirigimos al Museo de Bellas Artes para disfrutar de la exposición de Murillo. Hace cuatrocientos años nació en Sevilla un genio barroco de la pintura, el cual desarrolló toda su trayectoria en Sevilla, ciudad en la que dejó la mayor parte de su obra. Murillo supo captar como nadie el espíritu de la ciudad y sigue,aún hoy, vivo por sus rincones. Llegados al Museo nos dispusimos a ver la exposición "Murillo y los capuchinos" con el jubileo de la Porciúncula. Una vez dentro fuimos recorriendo cuadro por cuadro la exposición, fijándonos en cada detalle, en la simetría perfecta de los cuadros, la amable expresividad de los rostros, su dominio de los espacios iluminados y sombríos, sus vivos retratos etc. siempre guiados por las sabias explicaciones de Reyes y Zurita. Es un lujo contar con ellos y escucharlos. Prefiero no comentar más sobre la exposición, porque merece la pena verla y disfrutar de ella. Si os digo la verdad, disfruto cada día más con estas visitas culturales, que me están enseñando a valorar el arte.
A las dos treinta nos reunimos en la Venencia con Eleuterio, Morales y Julio Cuesta. Esta vez el precio del menú había sido pactado previamente por Rubiales con el dueño. Todo transcurrió como siempre, en un ambiente cordial, festivo, con buen humor. Terminada la comida, se dio un turno de palabra a los tertulianos en el que se habló de la página, visita a la Magdalena, Fundación, Tierra Santa. En lo que todos estuvimos de acuerdo es que estábamos pasando un rato muy agradable y encantados con estas reuniones. Manolo vecino llegó al final y nos comentó su próximo viaje a Tierra Santa. Me sorprendió que esta vez la primera botella de tinto la custodió Eleuterio y acabó, de una manera endiablada, en las copas de él, Rubiales y Escoriza.
Con un recuerdo para Joaquín y Pepe López, dimos por terminada la reunión.

Camas, 24 de enero de 2018.
Tomás Fernández Vázquez.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal