ENERO/2017 MURILLO Y VELÁZQUEZ - Clase del 60 - Sevilla.

Vaya al Contenido

Menu Principal:

ENERO/2017 MURILLO Y VELÁZQUEZ


VISITA A LA EXPOSICIÓN MURILLO/VELÁZQUEZ

IGLESIA DE LOS VENERABLES

25 DE ENERO DE 2017


CRÓNICA DE LA EXPOSICIÓN DE VELÁZQUEZ Y MURILLO EN LOS VENERABLES.

     A las once treinta de la mañana del 25 de enero, después de recorrer las encantadoras calles del Barrio de Santa Cruz, nos encontramos en la puerta de los Venerables, Reyes, Higinio, Zurita,Vecino y un servidor. Antes de entrar en la exposición, Reyes y Zurita nos dieron unas pautas para sacarle el mayor partido posible a los cuadros. Fijarse,sobretodo, en el fondo y la forma. A continuación, entramos en la sala, donde empezamos a admirar, con la ayuda de nuestros expertos compañeros, las maravillosas pinturas expuestas. Hay que destacar las parejas y tríos, entre las que destacan las dedicadas a San Pedro, Santa Justa y Rufina y las Inmaculadas. Según los expertos, en ellas se observa la influencia de Velázquez sobre Murillo, a pesar de no haberse conocido. En los pocos años de diferencia que hay entre ellos, se ve la evolución de la pintura de Murillo con respecto a Velázquez.
Creo que se buscan más las coincidencias que las diferencias. Los cuadros sobre la vida cotidiana y la intimidad familiar son maravillosos. También juegan un papel muy importante en ellos los paisajes y objetos que aparecen en los cuadros. Es un auténtico lujo visitar una exposición teniendo como maestros a Reyes y a Zurita.
 A las dos en punto, nos reunimos con el resto de compañeros del grupo en la Casa de Soria: Joaquín, Rubiales, Morales, Eleuterio, Lorenzo y Cuesta. Era una experiencia nueva. El local es amplio y agradable y, sobretodo, estaba bastante limpio. Ocupamos el reservado que nos tenían preparado y comenzamos a elegir entre los menús que nos ofrecieron. La comida casera, bien cocinada y condimentada, resultó ser de buena calidad y el servicio bueno. Todo regado con unas botellitas de Ramón Bilbao. La comida transcurrió en un ambiente cordial y familiar, animada con bromas, risas, anécdotas... A los postres, como siempre, empezó una conversación que, sin duda, fue de las más interersantes y serias que hayamos tenido desde que nos reunimos.
 Finalmente, se acordó que la próxima reunión de la clase del 60 sería en Sevilla; también hacer un pequeño homenaje a Antonio García Ceballos por su asistencia a todas las reuniones, a pesar de que tiene que desplazarse desde Canarias. Paco Rubiales nos habló de su nuevo libro y entregó una copia a Joaquín para que le diera su opinión.  
Sólo me queda daros las gracias por la estupenda velada que pasamos juntos y nos veremos de nuevo (D.m.) el 22 de febrero.     
Camas, 5 de febrero de 2017.
 Tomás Fernández Vázquez.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal